Conoce a Mr Hyde

No hace falta estar mal para querer estar mejor.

Mr. Hyde está dentro de ti. O Ms. Hyde si prefieres. Da igual porque Mr Hyde no entiende de géneros.

Mr Hyde es lo que se esconde bajo la alfombra de nuestros desvelos. Es eso que nos impide estar como queremos estar. Lo queremos ser y no nos atrevemos. Es ese gran desconocido que a veces conocemos demasiado bien.

Mr Hyde adopta muchas formas y sus consecuencias son muy visibles y sentidas. Es la inquietud dominguera de las siete de la tarde. Es otro lunes sin ganas, otra noche sin dormir, vivir para el fin de semana. Es ese run run de pensamientos recurrentes e interminables que ponen en duda tus capacidades. Es tu resistencia a considerar estas palabras. Es las ganas de aprovechar más el tiempo, respirar, tener tu espacio. Es callar, tragar, aguantar hasta explotar. Es la rutina que no va a ninguna parte, el mareo del corazón y la mente discutiendo en bucle. Y los planes y proyectos de siempre en perenne stand by. Ese quiero y no puedo más. El nudo en la garganta, el revoltijo en las tripas, la mirada perdida, el mal humor estancado. Esa pérdida de apetito vital, sentirse pequeño y no saber por qué, la condena del esto es así, no ver más opciones que la que hay… En definitiva, todo eso que te impide ser más feliz.

Unas veces el problema estará en no conocer a Mr Hyde, otras en conocerlo demasiado bien y no saber qué hacer con él. Inquietudes, miedos, deseos… Somos una mezcla de luces y sombras que configuran nuestra personalidad. Si te paras a escucharte, verás que tu Mr o Ms Hyde en realidad quiere lo mismo que tú, sólo que adopta conductas y comportamientos inadecuados. Mr Hyde no es malo ni bueno en sí mismo, sino adaptativo o desadaptativo en función de cómo quieres ser y cuál es la vida que quieres vivir.

En palabras de Whitmore, padre del Coaching moderno: “Sólo puedo gestionar aquello de lo que soy consciente. Y aquello de lo que no soy consciente me controla a mí”.

Conociendo a Mr Hyde serás capaz de entender para qué haces o no haces algo, adoptar otras conductas que te permitirán obtener mejores resultados y ser más feliz en todos los ámbitos de tu vida, contigo mism@ y con los demás.

 

“A su lado se hallaba una figura que tenía poder sobre él e, incluso a esa hora de la noche,
Jekyll no tenía más remedio que levantarse y obedecer su mandato.”
El extraño caso del doctor Jekyll y Mr. Hyde.