Psicología Integrativa en 4D

Cuatro dimensiones para encontrarte aquí y ahora.

Hoy más que nunca son más necesarios perfiles que combinen conocimientos, competencias y técnicas de varias especialidades. A mi entender, una Psicología que se nutra de diferentes perspectivas es mucho más últil y enriquecedora.

Como psicólogo, no trato de escarbar en el pasado, sino enfocarse en el presente como medio para vivir un ahora y un futuro mejor. No es tanto encontrar el “por qué” haces lo que haces, sino el “cómo” y el “para qué”. Mientras el primero te lleva al pasado, los segundos te catapultan al futuro a través de vivir con intensidad el presente. Mientras el primero tiende a justificar algo que quieres cambiar, los segundos invitan a ver qué necesidad hay detrás y encaminan tu energía hacia una nueva solución más satisfactoria a través del hoy.

Sobre el pasado no podemos actuar, sobre el presente sí. Es importante saber dónde y cómo estás para saber realmente cómo y dónde quieres estar. Bajo este punto de partida se pueden tratar toda clase de problemáticas. Y como Mr Hyde no entiende de dogmas, para acercarse a él es mejor una visión mestiza de la Psicología. Un psicólogo que integre diferentes enfoques de una forma ecléctica, para así poder disponer de más herramientas para adaptarse a lo que necesitas:

  • Psicología Cognitivo Conductual, que cuenta con numerosos avances eficaces para relacionar pensamiento y conducta, y que busca objetivar nuestra realidad interior para facilitar cambios personales.
  • Psicología Gestalt, para incrementar nuestra conciencia personal, la responsabilidad que tenemos ante nuestro propio bienestar y nuestra capacidad de vivir el aquí y el ahora. Conectar nuestro simbolismo, la forma en la que utilizamos nuestra percepción y creatividad para dar sentido a nuestra realidad.
  • Psicología Positiva, que centra su atención en aquellas competencias que nos potencian, en contraste con el enfoque del déficit y los aspectos negativos de la psicología tradicional.
  • Psicología Humanista, que más que reducir al ser humano a una interacción de fenómenos químicos, biológicos, fisiológicos o conductuales, tiene en cuenta variables profundas de la personalidad, como los sentimientos, la conciencia, la autencididad, los ideales y los valores. Tiene mucho que ver con la autorrealización y aquí es donde incluimos otras 4 disciplinas:

+ Coaching, un enfoque ideal para plantearnos objetivos significativos y alcanzarlos. Muy en sintonía con la responsabilidad personal, el poder influenciar en nuestro entorno. También para ponernos en contacto con nuestras motivaciones más profundas, lo que de verdad nos mueve a actuar.

+ Inteligencia Emocional, para saber ponerle nombre a nuestras emociones y saber gestionarlas en el momento adecuado, no después. La emoción como una fuente inmediata de información de cómo estamos y qué necesitamos.

+ PNL, la Programación Neurolinguística es una disciplina que aúna un conjunto de herramientas basadas en diferentes enfoques psicológicos, para propiciar rápidas tomas de conciencia y facilitar el cambio personal a través de cómo percibimos la realidad y cómo la programamos en nuestro cerebro.

+ Creatividad, nuestra capacidad para generar soluciones originales que sean capaces de sorprendernos incluso a nosotros mismos. Más que una explotar una veta artística, se trata de ser expresivos: ser capaces de transmitir lo que sentimos conectados con nuestra autenticidad. La expresión como vehículo para ser tú mismo.

Todo ello conforma una Piscología en 4D, para maximizar la cuarta dimensión, quizá la más importante en nuestras vidas: el tiempo.

 

“Me atrevo a predecir que al fin el hombre será tenido y reconocido como un conglomerado
de personalidades diversas, discrepantes e independientes.”
El extraño caso del doctor Jekyll y Mr. Hyde.