Mi blog

Comentarios

  1. olivierlecerf dice:

    Ese Sortimbrás que Conozco! “Sortimbrás el Campesino siembra oro en los villanos y su semilla en las doncellas.” ;-))Enhorabuena!!!! Relato muy bueno! Larga vida a Dodo Mag’!

    1. Gracias Lecerf! No hay nada como estar bien acompañado para que venga la inspiración. Larga vida a Dodo!

  2. Desde ya soy muy fan de Sortimbrás :) Qué triste tiene que ser una vida sin fantasía, ¿verdad?
    Me ha hecho gracia el nombre de la revista porque estoy leyendo por cuarta vez ‘Mi familia y otros animales’, de Gerald Durrell (se lo leo a mi hijo antes de dormir), y estoy en el capítulo en el que aparece la perrita Dodo en la familia, jajaja… Llámalo casualidad, llámalo señal. Un abrazo!

    1. Pues sí, no concibo una vida sin cierta dosis de magia. A veces es muy necesaria.

      Jajaja, no creo en las casualidades, así que me apunto el nombre del cuento para regalárselo a mi hermano.

      Muchas gracias y un abrazo, mío y de Sortimbrás!

      1. No es un cuento! ‘Mi familia y otros animales’ es una novela deliciosa que explica las peripecias del joven Gerry Durrell y su familia en la isla griega de Corfú. 100% recomendable para adultos y niños. Un abrazo!

        1. Anda, pues qué bien que lo has aclarado… lo que tiene dar las cosas por hecho. Vale, ya lo tengo visualizado en la Casa del Libro. Gracias por ilustrarme!

  3. Amalia dice:

    Me gusta mucho lo que dices de la fantasía y además me has hecho recordar con mucho cariño al primer Diego que yo conocí: Diego Valor.
    Me veo escuchando la radio, embobada, haciendo tiempo para que se enfriara el tazón de leche con Phoscao que tomábamos mi hermano y yo después de cenar. ¡Qué aventuras! Hoy día harían reir hasta a un niño de 4 años, pero entonces… escuchábamos que atacaba el malísimo Mekong y que hería a Portolés y yo quería meterme en la radio y ayudar para vencer al Mekong. Además en el serial había dos chicas, qué suerte tenían que estaban siempre con Diego Valor. ¿Por qué no estaba yo?, bueno, eso tenía solución, no tenía mas que dormirme para subir a la nave y formar parte de ese grupo fantástico que salvaba a la Tierra una noche si y otra también. Enhorabuena por tu participación en Dodo estarás tan contento. Bueno, hasta la próxima.

    1. Pues estoy muy de aceuerdo. En la fantasía inventamos nuestras propias reglas y somos capaces de sentirnos nosotros mismos. Como psicólogo, es una buena herramienta, pues en un entorno fantástico a menudo se demuestra que tenemos unos recursos que podemos llevar al mundo real. Y no me refiero a sables láser precisamente ;). De seguro, esa creatividad, para hacer nuestra realidad un poquito más fantástica (qué daño ha hecho el Corte Inglés, me cuesta decir esa palabra).

      Qué grande Diego Valor, me gusta por lo que me toca, aunque no le conozca como debería. Quizá los héroes cambien, pero sus historias a menudo comparten un fondo válido para cualquier época.

      Gracias por el comentario Amalia, nos vemos por aquí (o por la Tierra Media).

A %d blogueros les gusta esto: