A estas alturas de la película parece más que claro que el tópico del españolito medio improductivo ha dado un giro de 360º. Sí, volver al mismo sitio, quedarnos en lo improductivo pero más mareados. Hemos pasado del concepto de trabajador laxo y siesteador, al workaholic temeroso que se plantea si le sale a cuenta

Leer más…