Hoy tuve una sesión matutina de coaching meteorológico. Era lo suficientemente temprano para que costara un extra de voluntad hablar de ciertas cosas. Lo suficientemente en punto para otro cigarrillo. Y ahí que bajamos a la calle con lo puesto, mi cliente, yo y la queja. El lunes ya había pasado, así que fuimos a

Leer más…