Puede resultar curioso que, en una crisis plagada de precariedad, injusticias sociales, corrupción y la percepción de un futuro incierto (por no decir negro) en general… estemos a la vez inmersos en una corriente de optimismo histórica, potenciada sin duda por las redes sociales. Desde la psicología no es tanto de extrañar, pues si rascamos

Leer más…