Mi blog

Comentarios

  1. Feliz 35 cumpleaños! (he mirado en google cuándo empezó el papado de Harold Wojtyla, jeje…) A mí me gusta mi cumpleaños. Siempre me ha gustado celebrarlo, con la familia y con los amigos. Aunque no soy nada ceremonioso ese día siempre ha sido especial para mí. Me identifico con muchas de las cosas que has escrito. Me ha hecho una gracia especial lo que comentas sobre los regalos. Con mi grupo de amigos, todos ya con niños (y algunos con parejita), llegó un momento en que comprar los regalos se había convertido en un coñazo, así que no sé muy bien cómo se tomó la decisión de no celebrarlos más y conformarnos con los de los peques. Me pareció una decisión un poco triste, así que yo procuro seguir embaucándolos para celebrar el mío, aunque sea sin regalos. Un abrazo!

    1. Hola Benjamín!! jaja, ese periodista indagador, me has descubierto. Cómo va sonando ya la cifra. :p

      Pues sí, es verdad que es un poco triste el no celebrar las cumpleaños por el tema de los regalos. Cierto es que los que acabamos yendo siempre acabamos hasta los eggs, ante la falta de entusiasmo e ideas, pero también creo que es bueno proponer alternativas para incentivar esa emoción básica que es la sorpresa. Además, así los niños pueden ver que “la magia” y la ilusión permanencen de adultos.

      Me encanta que tú sigas implicado con el tuyo al menos, que vivan los fieles liantes. Un abrazo!!

      1. El año que viene todos cumplimos los 40, así que alguna fiesta sorpresa tendrá que caer… o me la autoorganizo yo! jajaja! Un abrazo!

      2. wow!! Claro que sí, la ocasión lo merece, que no me entere yo de lo contrario 😉

  2. Amalia dice:

    Bueno, es que con los cumpleaños a veces te llevas sorpresas. Hay gente tan requeteseria que no ve lo festivo de un cumpleaños. Sólo ven lo “duro” de cumplir un año, y, efectivamente como tú dices, es motivo de alegría y festejo, es uno de los días donde como homenajeado te puedes aprovechar y hacer de todo, pero también serás el objetivo de tus amigos, familia y demás fauna que te rodee.
    Preparar un regalo (¡cualquier regalo, ojo!) te puede proporcionar tanta satisfacción…., pensarlo, hacerlo, imaginar el momento cuando lo vais a dar y por fin: el día H. Entonces es cuando tu disfrute previo llega a la realidad y de repente surge de ti un vozarrón triunfante y atronador acompañando al consabido “cumpleaños feliz” besos, sonrisas, abrazos…Como tiene que ser. ¡¡Muy feliz 35 cumpleaños Diego!!

    1. Totalmente de acuerdo! Ay, cómo suenan esos 35, aún me tengo que acostumbrar. Muchas gracias!!

A %d blogueros les gusta esto: